Jugador pierde un ojo en pleno partido de baloncesto

Akil Mitchell, un jugador estadounidense de baloncesto que presta sus servicios en los Breakers de Nueva Zelanda, jugaba un partido de la liga australiana NBL este jueves cuando ocurrió el incidente.

"Mi ojo estaba fuera de mi cabeza, fue un poco doloroso", dijo Mitchell, de 24 años, en una entrevista en Facebook Live transmitida por los Breakers el día siguiente.

"Sentí como si me hubieran metido algo en el ojo. Así que lo abrí y miré hacia arriba. Podía ver todo, mi ojo seguía moviéndose, pero estaba algo salido. No sé si fue lo más doloroso que he sentido, pero fue extraño. Una sensación extraña, un sentimiento extraño".
Sorprendentemente, Mitchell dice que su visión no ha sido afectada, admitiendo que "todo se sentía muy normal" unas horas después de que la mano de Nnanna Egwu hubiera entrado en contacto con su ojo. De hecho, los médicos ni siquiera creían lo que había sucedido cuando llegó al hospital. El ojo se situó de nuevo en su cavidad cuando estaba en la ambulancia.

"Después de quizás cinco o diez minutos, parecía que se estaba moviendo de nuevo hacia su lugar", dijo Mitchell. "Y luego en la ambulancia, cuando estaban sedándome, tuve esta sensación de liberación al poder volver a parpadear".

"El especialista de turno parece no haberme creído. Estaba pidiendo ver el video. No vio ningún daño y estaba tratando de comprobar que el ojo se había salido de su cavidad. Todo el mundo que estaba allí le decía "sí, se le salió".

"Realmente no puedo describir lo que sentía, era como una succión. Mi ojo estaba tan seco de estar abierto todo el día. Al final yo decía "es genial, puedo parpadear"".

Viéndole el lado divertido

El juego continuó después de que Mitchell fue llevado al hospital, con los Breakers siendo derrotados por los Taipans de Cairns por marcador de 81-94.

Aunque estaba contento por haber iniciado de titular, no lo estaba tanto por el resultado final. Los Breakers son terceros en la NBL, dos lugares por delante de los Taipans.

"No estoy contento con la forma en que terminó", dijo Mitchell. "Realmente me gustaría que hubieran ganado, pero no había necesidad de parar por mí".


A pesar de la naturaleza espantosa de la lesión y el posible daño a largo plazo que Mitchell podría desarrollar, el jugador espera volver pronto a las canchas.

"Espero poder regresar muy rápido. Mentalmente creo que estaré bien, solo es cuestión de soportar unos cuantos golpes", dijo.

Mitchell reaccionó al incidente de manera alegre al publicar un par de globos oculares como emojis en su página de Twitter. También admitió que ha sido objeto de chistes y burlas de sus compañeros.

"La mejor cura para mí es la risa", dijo Mitchell.

Comentarios