7 de noviembre de 2016

Barbero dominicano filmó video testifica contra policía que mató negro en Carolina del Sur

Feidin Santana, un barbero dominicano radicado en Carolina del Sur y que filmó el video en el que aparece el policía Michael Slager, ejecutando por la espalda al afroamericano Walter Scott el 4 de abril de 2015, testificó el viernes contra el ex oficial acusado durante el juicio por asesinato en primer grado, en la Corte Superior del Noveno Circuito de Charleston.

Santana, quien no habla fluidamente inglés pero entendió las preguntas del fiscal y la defensa del agente, se mantuvo firme, bajo la presión de los abogados de Slager, quienes trataron de desacreditarlo varias veces ante el jurado, preguntándole que si ha trabajado como barbero sin la licencia del estado de Carolina del Norte.



Santana, cuyo video cuenta con millones de vistas en youtube y otras redes, ratificó en sus respuestas que vio al agente cuando persiguió, arma en mano y disparó seis veces a la espalda de la víctima que estaba corriendo.

La defensa del policía, según reseña el periódico local Post and Courier de Charleston, volvió al ataque, cuestionando al peluquero dominicano qué buscaba caminando por una zona infectada de drogas y con un alto índice de violencia, a lo que el testigo contestó que iba a su trabajo y escogió el camino más corto.

“Feidin Santana, nunca hubiera querido que este día le llegara en la corte”, dijo el periódico.

Santana, es un residente legal permanente de los Estados Unidos y admitió que no le hubiera gustado estar en el estrado, antes de regresar a la República Dominicana.

Explicó que el video lo grabó por casualidad, porque estaba coincidencialmente en el área donde el policía asesinó a Scott y cuando vio el encontronazo entre el oficial y el afroamericano, decidió esconderse detrás de un árbol y comenzar a tomar las imágenes en su celular.

También dijo que tenía miedo de acudir a las autoridades, a un día de ser responsable por el testimonio que los fiscales esperan que ayude a una condena del policía, que de ser hallado culpable, enfrenta cadena perpetua y la ciudad una demanda millonaria por parte de la familia del muerto.

Santana, estuvo cuatro horas en el estrado.

Pero durante casi cuatro horas el viernes, diciendo cómo asumió la responsabilidad de mostrarle su video al mundo.

En el interrogatorio el abogado de la defensa del ex agente también cuestionó a Santana por la fama y fortuna que le trajo el video y la desconfianza a la policía que el barbero dominicano expresa en un rap que escribió antes del trágico incidente.

Pero Santana no cedió a la presión del abogado.

El Post and Courier dice que Santana, “con voz suave a veces, habló con un inglés roto, su segundo idioma, que utilizó en los momentos difíciles para decir lo que le motivó a hablar.

“Mi temor era estar aquí donde estoy hoy, ser parte de esto”, declaró Santana. “Pero al mismo tiempo, sé lo que vi era una injusticia”, agregó el barbero.

Con los auriculares puestos, los 12 miembros del jurado vieron el video por primera vez, sus ojos pegados con atención a las grandes pantallas de televisión que mostraban a Scott de 50 años de edad, separándose del oficial y huyendo y al policía abriendo fuego para dispararle en la espalda. Algunos tomaron notas después que los disparos cesaron en el video.

A pesar del revuelo del vídeo de Santana causado cuando apareció tres días después de los disparos, lo que provocó la detención de Slager, uno de los jurados dijo que nunca antes había visto la fílmica.

El miembro del jurado, N ° 417 y el único hombre negro en el panel, fue uno de nueve personas en una lista de 188 miembros, de los posibles integrantes del jurado que aseguras que nunca había oído nada sobre el caso a través de los medios de comunicación, el video o por boca de amigos o de cualquier otra fuente.

De los 12 miembros del jurado, 11 son blancos.

La muerte de Scott, que era negro, en las a manos de un oficial blanco se produjo en medio de una andanada nacional de críticas contra las muertes de afroamericanos por parte de policías caucásicos.

Algunos defensores de los derechos civiles han expresado su preocupación acerca de una composición racial del jurado que no refleja la población de la región de Charleston en Carolina del Norte.

Pero fue el día de Santana en la sala del tribunal.

El periódico dice que “el paso en el juzgado de Santana, fue uno hacia atrás en el centro de atención que ha eludido desde que se mudó fuera de la zona el año pasado”.

Días después que el video se difundió el año pasado, hizo una aparición en la en el programa Nightly News de la cadena NBC. Luego siguió concediendo más entrevistas.

El vídeo de Santana obligó a una ley que requiere que todos los oficiales de policía de Carolina del Sur tienen que usar cámaras en sus uniformes.

“Ha sido un largo viaje,” escribió Santana en su espacio facebook antes del juicio. “Ahora ha llegado el día. Los que han no han creído en mí, los que han dudado de mi declaración o de pruebas en el vídeo, verán hoy que la verdad prevalecerá. Nunca lo olvides’

Santana fue interrogado primero por la fiscal adjunta Scarlett Wilson y le preguntó que si ha trabajado en los Estados Unidos, para ganar dinero como un barbero sin licencia.

El barbero dominicano explicó que si no hubiera sido por un conjunto fatal de circunstancias, nunca hubiera filmado la muerte de Scott el 4 de abril de 2015.

Recordó que acababa de regresar de una visita a su tierra natal el día anterior, y se suponía que debía estar en el trabajo a las 7:00 de la mañana, pero se quedó dormido.

Se dirigía hacia una bodega, como siempre lo hacía, y habló en su celular cuando vio a un hombre negro perseguido por un policía. El agente Slager había detenido a Scott ese día por falta de una luz y el freno roto, y la víctima salió corriendo.

La defensa intentó desacreditar a Santana en una táctica legal que califica el proceso como “juicio político”. Un abogado le preguntó por qué estaba caminando a través de un área con tantos crímenes y plagada de drogas.

Santana relató en el tribunal que vio al policía y a la víctima en un callejón y se acercó para ver lo que estaba pasando.

El sonido de la pistola eléctrica “Taser” de Slager que hizo que se acercara más.

Vio al policía de pie y tratando de controlar a Scott. Entonces, comenzó a filmar con su teléfono a una distancia de aproximadamente 60 yardas.

“Scott se levantó de manera agresiva”, recordó, e hizo gestos similares a los que hacía el muerto frente al policía.

La fiscal Wilson agarró su brazo derecho, por el cual dijo, el oficial trató de controlar a Scott. Santana se retorció y tiró de su brazo lejos de Wilson. Se volvió y miró hacia otro lado.

Repitió dos veces que él nunca vio a Scott irle encima o agredir al policía.

Más tarde, bajo interrogatorio, Santana diría que su video muestra al oficial echando mano a su pistola antes de que Scott se diera la vuelta y corriera.

“Eso ha sido algo que nunca olvidaré”, dijo Santana. “El le disparó a un hombre corriendo. Le disparó hasta que Scott cayó al suelo”.

No sabía si Scott estaba muerto. Santana pensó que el policía pudo haber usado balines de goma. Le dijo al otro policía que había grabado lo que pasó, “lo que vi, fue un abuso”, testificó el barbero dominicano.

‘La verdad es la verdad”, precisó Santana.

Santana dijo que nunca pensó revelar el video, pero al escuchar en las noticias que Scott había muerto, decidió contactar a la familia de la víctima.

Aclaró en su testimonio en la corte que nunca ha estado contra la policía ni de ninguna otra agencia de la ley, “pero estoy contra la brutalidad policial”.


Nota de Miguel Cruz Tejada