15 de julio de 2016

“Jamás volveré a ser la misma después de la cirugía” - Dominicana vino de NY a operarse en RD

“Jamás volveré a ser la misma después de esa cirugía”, clamó la dominicana Alicia Ureña, madre de dos hijas y quien viajó a la República Dominicana para someterse a una operación estética de liposucción, implante de glúteos y senos, pero infectada a Nueva York y ahora forma parte de las estadísticas de mujeres que han vuelto afectadas por la bacteria “Abscessus”.

El miércoles, el gobierno de Estados Unidos alertó a sus ciudadanas a no viajar a la República Dominicana a someterse a ese tipo de cirugías y en busca de precios más bajos, debido al alto riesgo que representa la falta de estándares en las clínicas establecidas en el país caribeño.



Ureña, fue a su país natal hace casi tres años y desde entonces tiene que llevar un tedioso tratamiento médico que incluye tomar numerosas pastillas, 24 horas al día.

Pero además, diariamente tiene también que usar medicamentos intravenosos para mantener el control de las infecciones de las que fue afectada.

Cuando regresó a los Estados Unidos, los médicos tuvieron que abrirla en un brazo para que pueda inyectarse el medicamento en las venas.

“Esto ha sido un caos”, dijo la señora Ureña en una entrevista a un canal local de televisión.

“Tengo que estar de citas en citas donde los médicos y tuve que dejar mi trabajo”, agregó la dominicana.

Dijo que se arrepiente “mil veces” de haber viajado a su país para hacerse la cirugía.

Su cuerpo muestra las laceraciones y marcas de las profundas cavidades, provocadas por la bacteria, con una enorme cicatriz, en el abdomen.

Se queja también de la indiferencia de la policía y las autoridades judiciales de la República Dominicana que “no movieron un dedo” para detener y enjuiciar a los cirujanos responsables de su situación.

“Ellos, en la justicia dominicana no hicieron nada a pesar de que yo puse la querella”, añadió Ureña.

El Centro Nacional para Control de Enfermedades Contagiosas (CDC) del gobierno de Estados Unidos, dijo a mediados de esta semana en un comunicado, que 21 mujeres, todas intervenidas en la República Dominicana fueron infectadas y que un 88% de las mujeres que regresan con la bacteria, han viajado a ese país caribeño.

Nota de Miguel Cruz Tejada