31 de mayo de 2016

Buscan dominicano fugitivo por estafa de US$1.6MM al gobierno de Estados Unidos

Agentes de varias agencias federales buscan activamente al dominicano Oscar Francisco Grullón (Frank), acusado junto a otros por un fraude de $16 millones de dólares al Servicio de Impuestos Internos de los Estados Unidos (IRS), mientras los investigadores creen que se esconde en la República Dominicana.

La semana pasada, el abogado David Cohen de 64 años de edad, uno de los más activos en Massachusetts, fue condenado como uno de los cabecillas del esquema a 4 años y medios en la cárcel.
También deberá cumplir otros tres años en libertad condicional y podrá volver a ejercer como abogado en Estados Unidos.

Otro de los acusados, el boricua Dubin González Pabón testificó contra el abogado condenado, pero el defensor del jurista alegó que su cliente fue “engañado” por el dominicano Grullón.

La fiscalía federal dijo que Cohen participó en un esquema en el cual los individuos presentaron declaraciones de impuestos fraudulentas con formularios ficticios W-2 en los que ofrecieron información, de nombres y números de seguridad social de residentes en Puerto Rico, que no están obligados a presentar los impuestos federales por lo que no pueden reclamar devoluciones.

Una vez que las devoluciones fraudulentas fueron aceptadoa por el IRS, los cheques de reembolso fueron enviados a las direcciones especificadas en Lawrence, el Este de Boston y Nueva York y eran controladas por los cómplices de Cohen.

A partir de octubre de 2011, Cohen y sus socios en el fraude, depositaron más de 100 cheques obtenidos de forma fraudulenta con las cantidades de las devoluciones de impuestos por un total de más de $1 millón de dólares en los bancos para el blanqueo del dinero a través de los intereses de las cuentas fiduciarias del abogado cuentas fiduciarias de Cohen. (IOLTA), y otra cuenta bancaria a nombre de la Asociación de Abogados Profesionales, Inc.

Cohen dijo a los investigadores que los cheques estaban a nombre de clientes de su oficina legal.


Nota de Miguel Cruz Tejada