Investigan circunstancias en las que perro mordió a pasajera en el aeropuerto

La Dirección Nacional de Control de Drogas DNCD informó que lamenta el incidente en el que un perro de la Unidad Canina K-9 de esa institución atacó el sábado a una pasajera en el aeropuerto Internacional de Las Américas cuando esta se disponía abordar un vuelo comercial con destino a Europa.

El organismo señala en una comunicación que la institución se ha mantenido en contacto permanente con los familiares de la señora Victoriana Altagracia Peralta.

La señora Peralta, de 57 años de edad, fue mordida en una de sus rodillas por un canino de la Unidad K-9 de la DNCD, el sábado en horas de la tarde cuando se movilizaba en el salón de Migración.

En la comunicación, la agencia de control de narcóticos explicó que el director general de la institución creó una comisión de oficiales del organismo que realizará las investigaciones de lugar y para establecer como ocurrió el hecho.

“Nosotros lamentamos profundamente este caso que nunca se había registrado en los aeropuertos del país,estamos brindándoles todo el apoyo a la señora Peralta a través de sus familiares en el país”, sostiene la DNCD.


La pasajera se disponía abordar un vuelo de la línea aérea Iberia, con destino a Madrid, España, para desde allí transportarse a Italia, donde reside, pero debido a la situación no pudo viajar por recomendación médica.

Los caninos de la Unidad K-9 de la Dirección Nacional de Control de Drogas DNCD, han sido entrenados para detectar sustancia narcótica en los equipajes de los pasajeros en los aeropuertos mediante el olfato.

Al recibir el ataque en su rodilla izquierda, la dama fue trasladada de emergencia al dispensario médico de Salud Pública del aeropuerto, donde le proporcionaron los primeros auxilios.

La doctora Esmeralda Herrera, médico de servicios en el centro de salud, declaró que la mordida le provocó una laceración de consideración profunda con pérdida de sangre.

Según el reporte médico, como consecuencia de la herida la señora sufrió aumento de la presión arterial, por lo que fue necesario aplicarle medicamentos para controlarla.

Indicó además que recomendó a Peralta recibir la vacunación necesaria contra la rabia y a las autoridades de Control de Drogas, poner al perro en observación “cuarentena”, durante un periodo.

De acuerdo con los informe, tras ocurrir el hecho muchos pasajeros tuvieron temor de ser mordidos por el canino y huyeron despavoridos del salón de Migración de salida, donde ocurrió el incidente, pero luegocuando todo volvió a la calma regresaron a sus filas.

Comentarios