Ir al contenido principal

Lo que le faltó al Chapo para alcanzar a Pablo Escobar

Por: Darío Mizrahi 
Si bien era el criminal más buscado del mundo y el principal narcotraficante, estuvo lejos de llegar al poder, la fortuna y la capacidad de generar terror del "patrón". 


Joaquín "El Chapo" Guzmán fue tan despiadado y efectivo en su carrera criminal como para llegar a ser considerado el enemigo público número uno de Estados Unidos
Amasó hasta el momento de su captura una fortuna estimada en 1.153 millones de dólaresgracias a desarrollar una red de narcotráfico que vendía droga a 40 países distintos.
Como líder del temible Cartel de Sinaloa, alcanzó un poder de fuego que le permitió ser elresponsable del asesinato de entre 2.000 y 3.000 personas, según él mismo confesó.
¿Pero este prontuario es suficiente para considerarlo el mayor narcotraficante de la historia? Sin dudas lo ubica entre los más importantes, pero probablemente no le alcance para superar a Pablo Emilio Escobar Gaviria.
A pesar de no estar tan diversificado en producciones y mercados como el de Sinaloa, el Cartel de Medellín que dirigía el "Patrón" colombiano llegó a controlar el 80% de la cocaína que se vendía en Estados Unidos en la década del '80. Esto le permitió acumular la mayor fortuna del país y, según la revista Forbes, la séptima del mundo, que algunos analistas establecieron en 25.000 millones de dólares.
A diferencia del Chapo, que centró sus esfuerzos militares en la lucha contra carteles enemigos y contra las autoridades estatales de nivel local,Escobar le declaró la guerra al Estado
Con el objetivo preciso de evitar que se permitiera la extradición a Estados Unidos, asesinó a dos ministros de justicia, cuatro candidatos a presidente, 11 magistrados de la Corte Suprema, varios jefes policialesy a Guillermo Cano, director de El Espectador, en ese momento el diario más importante del país.
También se deshizo de cientos de jueces, fiscales y policías que pretendieron investigarlo, y fue responsable de numerosos atentados, que llegaron al extremo de derribar un avión civil de Avianca, asesinando a 110 personas. En total, las autoridades lo consideran responsable directo o indirecto de unas 10.000 muertes.
Gracias a ese baño de sangre le ganó la guerra por la extradición al Estado, ya que la Reforma Constitucional aprobada en Colombia en 1991 la prohibió explícitamente. Pero no consiguió quedar impune. 
Tras perseguirlo durante años, un comando especial integrado por miembros de la Policía Nacional, el Ejército y agentes antidroga estadounidenses lo mató el 2 de diciembre de 1993.

Dos personalidades y dos contextos muy diferentes
"El Cartel de Sinaloa tiene cuatro grandes dirigentes que se distribuyen el país en cuatro regiones: 'El Chapo' Guzmán, 'El Mayo' Ismael Zambada García'El Azul' Juan José Esparragoza Moreno, y los hermanos Beltrán Leyva
Lo mismo ocurría en el Cartel de Medellín con Escobar, Gonzalo Rodríguez GachaCarlos Lehder y los hermanos Ochoa, que se distribuían las regiones, los mercados y los centros de producción", explica Carlos Medina Gallego, doctor en Historia por la Universidad Nacional de Colombia, en diálogo con Infobae.
"Se respetan en términos de las jerarquías, pero tienen sus tensiones, porque son distintos grupos de traficantes que se confederan con el propósito de tener mayores beneficios de mercado", agrega.
En ambos casos están presentes lógicas similares: el uso del poder de fuego para imponerse a otras bandas criminales y del dinero para infiltrar los organismos de seguridad locales, y así controlar el negocio de la droga. 
Pero a medida que los carteles crecen, se desata un conflicto creciente con el Estado y con organizaciones rivales. En el caso del Chapo contra el Cartel de Tijuana, y en el de Escobar, contra el Cartel de Cali.
Pero hasta ahí llegan los parecidos más importantes. "La magnitud de lo que alcanzó a representar Escobar es distinta a la de Guzmán en varias dimensiones. Escobar en su momento manejaba la mayoría de los eslabones de la cadena productiva de la cocaínaque se vendía en Estados Unidos. 

El Cartel de Medellín estaba mucho más cerca de encarnar el verdadero significado de un cartel, que es una organización que controla las distintas fases del negocio", dice a Infobae el politólogo Juan Carlos Garzón Vergara, especialista en narcotráfico y crimen organizado del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del Centro Woodrow Wilson.

Los especialistas destacan que el Cartel de Medellín tenía una estructura mucho más jerárquica que el de Sinaloa. Mientras que en uno Pablo Escobar era el jefe indiscutido, en el otro, el Chapo Guzmán debía compartir el liderazgo con otros capos.

La trascendencia pública alcanzada por los dos personajes es otro punto de contraste.Escobar tenía fuertes ambiciones políticas. Llegó a ser congresista y aún después de abandonar la carrera política influyó con éxito en las decisiones tomadas en las altas esferas del Gobierno.
"No tengo dudas de que el Chapo intervino en política, pero no de manera tan abierta", dice el politólogo.
Lo mismo ocurre si se considera lo que significa uno y otro para los colombianos y los mexicanos. "En Colombia -continúa Garzón Vergara- Escobar representó para varias generaciones la posibilidad de ascender en la escala social a partir de actividades ilegales. Guzmán es un símbolo importante en México, pero uno de tantos que ha habido en las últimas décadas".
Estas diferencias no sólo tienen que ver con las personalidades e historias de los protagonistas. La sociedad colombiana es muy distinta a la mexicana, y el mercado de las drogas de los años 70 y 80 es muy distinto al de los 90 y los 2000.
"Son dos sistemas políticos distintos. México es un país federado, donde cada estado tiene ciertos niveles de autonomía, y donde la apuesta es conquistar el poder local sin tener la pretensión de escalar a nivel nacional. Es mucho más difícil que en Colombia dar el salto de lo local a lo nacional", dice Garzón Vergara.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Amelia Alcántara se “quilla” con Anibelca Rosario en “El Zol de la Mañana”

“Déjame responderle a la ‘freca’ que dijo ahí que yo me quito las cirugías cuando salgo de cámaras, yo siempre las llevo puesta…”, dijo molesta la presentadora.

Amelia Alcántara ha vuelto a crear controversias por su participación en un segmento del programa “Sábado Extraordinario”, en el que junto a las también presentadoras Paloma Almonte y Paola Cristal expresaron que las cirugías estéticas son necesarias.

Nashla Bogaert desnuda en obra (foto)

La popular Nashla Bogaert finalmente se desnudó en "Más orgasmos" .Chequea  !!! 

Recuperan 2 Jeepetas que fueron robadas en San Cristóbal

La Policía Nacional ha recuperado 2 vehículos robados en las ultimas horas en la ciudad de San Cristóbal. Los vehículos recuperados forman parte del robo de 7 que fueron reportados como sustraídos, situación que alarmó a la población.

La pronta gestión de la policía lleva la tranquilidad a la población, ya que sus pertenencias fueron recuperadas en poco tiempo. 

Honey Estrella sorprende semidesnuda (Fotos)

La presentadora Honey Estrella sorprendió al publico que asistió a ver la obra cada "Oveja Con Su Pareja", durante su participación apareció con ropa interior. Dale click al titulo...

Una azafata confiesa por qué jamás debería pedir té o café en un avión

Una azafata de vuelo reveló a la revista Inside Edition una serie de secretos sobre las condiciones higiénicas a bordo de las aeronaves de muchas compañías aéreas y compartió sus recomendaciones para volar de la manera más limpia posible.

Jamila Hardwick confesó —sin nombrar la aerolínea que la emplea— que ni ella ni sus colegas jamás toman bebidas calientes cuando vuelan.

"Lo que pasa con el café y el té es que los depósitos de agua casi nunca se limpian", expresó Hardwick. Y es que, por ley, las compañías aéreas solamente están obligadas a esterilizar cuatro veces al año los contenedores de agua utilizados para preparar y servir esas bebidas.