Científicos explican lo que provoca la canción “Despacito” en el cerebro



La canción “Despacito” se ha convertido en el éxito más importante a nivel mundial en la actualidad. Desde América a Asia no hay persona que no haya por lo menos tarareado (gústele o no) esta pegajosa canción.


Pero, ¿a qué se debe esta fiebre del tema interpretado por Luis Fonsi, Daddy Yankee y posteriormente Justin Bieber? Estudios científicos dados a conocer por la BBC lo explican.




Según el medio internacional varios estudios de neurociencia y psicología han encontrado que hay ciertos elementos comunes en las canciones pegajosas que llegan a encabezar los listados y suenan en el clímax de las fiestas.


“La música activa las áreas del cerebro relacionadas con el sonido y el movimiento, pero también las zonas asociadas a las emociones y recompensas”, le explica a BBC Mundo la doctora Jessica Grahn, neurocientífica que estudia la música en la Universidad del Oeste de Ontario (UWO, por sus siglas en inglés), en Canadá.


Los expertos coinciden en que no existe una fórmula mágica, pero sí ciertos elementos que funcionan como una golosina para el cerebro.


Cuando la música tiene un beat o compás que es fácil de seguir, como en el caso de “Despacito”, los experimentos han mostrado que aumenta la actividad de la zona del cerebro asociada al movimiento, incluso si la persona está totalmente quieta.


En general, mucha de la música pop a la que estamos expuestos, tienen un ritmo que nos resulta familiar, que hasta cierto punto es predecible.


Esa cualidad, según Grahn, funciona como una recompensa para el cerebro, pues nos resulta agradable que la canción se desarrolle justo de la forma en que creemos que lo hará.


La magia, sin embargo, ocurre cuando la canción incluye algún elemento que rompe con lo predecible.


“Es llevar ese beat pero hacerlo más interesante con un detalle novedoso que rompa la regla”, dice Grahn.


Nahúm García, un productor de música español, cree haber encontrado ese pequeño detalle que hace a “Despacito” tan especial.

No hay comentarios: