Los Ángeles prohíbe colaboraciones de la policía con Trump en inmigración

El gobierno municipal de Los Ángeles decretó, este martes, una orden que prohíbe a cualquier funcionario de la ciudad a entrar en contacto con la policía de inmigración federal, a fin de enfrentar la política de deportaciones del presidente Donald Trump.

Según informó el diario El País, el jefe del Departamento de Policía de la ciudad, Charlie Beck, exhibió cifras que muestran un aumento de desconfianza de los latinos respecto a las fuerzas de orden público.

La autoridad señaló que se han visto disminuciones en denuncias de la significativa población hispana de la ciudad (que abarca más del 48% del total) respecto a casos de violaciones (un 25% menos) y violencia doméstica (10% menos). Y según Beck, habría una relación entre el número de denuncias y el aumento del recelo a la policía.

"Aunque no hay pruebas de que este descenso en el número de denuncias esté relacionado con la preocupación en la comunidad hispana sobre inmigración, el Departamento de Policía cree que el temor a la deportación puede estar haciendo que los hispanos se cuiden de denunciar cuando son víctimas", señaló el jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles.

Se calcula que viven más de 800 mil inmigrantes ilegales en la ciudad, de poco más de 3,7 millones de habitantes en total, y su policía no colabora con servicios de inmigración desde 1979 debido a que el miedo a la fuerza policial podría afectar el desarrollo de la seguridad pública en la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos.

"Estas políticas están haciendo nuestras ciudades menos seguras", dijo el alcalde angelino Eric Garcetti en un evento sobre inmigración, en cuyo contexto agregó que "si los testigos no hablan porque tienen miedo, si un par no lleva a su hija al colegio porque teme que le detengan es algo que erosiona a toda la ciudad, nos hace menos seguros.

Podemos ver subir las cifras de crímenes y ver que la gente vuelva a vivir ocultándose".

Comentarios