Jeurys Familia acepta suspensión de 15 partidos por violencia doméstica

El cerrador estelar dominicano Jeurys Familia, de los Mets de Nueva York, aceptó una suspensión de 15 partidos por violar el reglamento de violencia doméstica del béisbol de Grandes Ligas.

El anuncio oficial fue hecho hoy por la liga y Familia ya confirmó que no va a apelar el castigo que le ha sido impuesto.

La sanción tiene que ver con el arresto de Familia el pasado 31 de octubre por un caso de agresión contra su pareja. La fiscalía después retiró los cargos.

La pasada temporada Familia acabó como líder de la Liga Nacional con 51 salvamentos y está proyectado para ser de nuevo el cerrador estelar de los Mets.

Familia podrá continuar participando en los campos de entrenamiento y en partidos de pretemporada hasta que comience la campaña regular la próxima semana.

El castigo contra Familia es el cuarto, y el menos severo, de los que han sido impartidos hasta ahora bajo el reglamento aprobado en agosto de 2015 contra los casos de violencia doméstica.

El relevista cubano Aroldis Chapman, de los Yanquis de Nueva York, fue suspendido por 29 partidos; el torpedero dominicano José Reyes, compañero de Familia, recibió castigo de 51 y el jardinero cubano Héctor Olivera, de los Bravos de Atlanta, se quedó sin jugar 82 encuentros por la misma causa.

Familia perderá aproximadamente el 8 por ciento de su salario de 7,5 millones de dólares que tiene pactados para la temporada de 2017.

“La evidencia evaluada por mi oficina no apunta a que el señor Familia haya agredido físicamente a su esposa, o la haya amenazado a ella u otros”, destaca el comisionado del béisbol, Rob Manfred, en el comunicado oficial. “Sin embargo, llegué a la conclusión de que la conducta general del señor Familia esa noche fue inapropiada, violó el reglamento y debe recibir una sanción”.

Manfred destacó que el dominicano ha realizado 12 sesiones de terapia de 90 minutos cada una, y que la persona a cargo de las sesiones dijo que Familia está dispuesto a tomar medidas para no verse involucrado en un incidente similar.

Familia también hablará con otros jugadores sobre su situación, y donará tiempo y dinero a organizaciones dedicadas a prevenir la violencia doméstica.

“Se ha escrito y hablado mucho sobre este asunto, pero es importante que se sepa que jamás toqué, lastimé o amenacé físicamente a mi esposa esa noche”, afirmó Familia. “Sin embargó, sí me comporté de una manera inaceptable, y estoy muy desilusionado conmigo mismo. Soy el único culpable por los problemas de esa noche”.

Familia fue acusado por su esposa, Bianca Rivas, quien llamó varias veces al sistema de emergencia 911 de Fort Lee (Nueva Jersey) y describió a su esposo como “borracho”.

“Mi esposo tomó algo de alcohol y está loco”, denunció Rivas, según la grabación de una llamada que hizo a la policía, cuya transcripción fue publicada por la página de internet NJ.com.

Luego las autoridades policiales que acudieron al domicilio de Familia comprobaron que Rivas tenía rasguños en el pecho y un moretón en la mejilla derecha.

Sin embargo, un juez desestimó los cargos criminales en diciembre, después que la mujer declaró ante la fiscalía que su esposo no le generó ningún tipo de daño físico, lo que hizo que el caso quedase cerrado.

La liga, de acuerdo al convenio colectivo, tiene la independencia de establecer su propio criterio sobre el asunto, al margen del resultado legal que haya podido tener el caso.

Comentarios