Cómo usar Strava para mantenerte motivado y seguir haciendo ejercicio

Olvídate de Twitter, Instagram, Snapchat y, claro, Facebook. Si lo que quieres es estar en forma o llevar una vida más sana, necesitas una cuenta en la red social Strava. Te contamos cómo puede ayudarte.
Este invierno cometí el "error" de ir a Barcelona a pasar las Navidades. Vi a mi familia, no dejé de comer y me pasé casi cuatro semanas sin calzarme las zapatillas de deporte. Grave error.

El primer día de enero que salí a correr me adelantaban los peatones, me adelantaban hasta los abuelos (hay que decir que en la bahía de San Francisco tenemos un tipo de abuelo que lleva haciendo deporte desde los años 70 y es imposible de superar. No me refiero a ese tipo; me adelantó la variedad ordinaria de abuelo).
Llevo un mes saliendo a correr tres veces a la semana y por fin he recuperado mi ritmo habitual precomilona infinita barcelonesa. ¿Cómo lo sé? Porque agrego todas mis sesiones de ejercicio religiosamente en Strava, esa red social para deportistas profesionales, atletas amateur y simples amantes ocasionales del ejercicio, que te deja competir contigo mismo, animar a tus amigos o recibir trofeos por haber recorrido los lugares más extraños.
Te contamos por qué deberías tener una cuenta y cómo sacarle provecho:
Puedes usar el app sin necesidad de tener una pulsera de actividad o reloj con GPS para ir a correr. Tanto si la usas sola como con tu wearable preferido, Strava seguirá tu salida y tras el ejercicio te dejará ver un mapa con el trazado de tu recorrido en un mapa, además de métricas como la distancia o ritmo a los que has corrido. Para agregar tu sesión directamente en el app, presiona la opción Registro, en la parte inferior de la pantalla y dale al icono de un círculo rojo cuando empieces tu ejercicio. No olvides pararlo una vez hayas finalizado.
Sal a correr por los mismos lugares y haz rutas similares regularmente. Así podrás comprobar cuál fue tu ritmo en un mismo tipo de terreno con el paso del tiempo y verás los progresos que realizas. Además Strava te premiará con PR (o récords personales) cada vez que consigas vencer tu propia marca en algún tramo específico de tu salida.
Sé curioso con tus amigos. La primera vez que entrené para un medio maratón, uno de mis amigos también lo estaba haciendo desde Nueva York. Hubiera sido mejor entrenar juntos pero, a falta de eso, pude ver sus progresos y sesiones de entrenamiento en Strava y viceversa. Además, pude felicitarlo por la red social cuando realizaba una salida especialmente buena. Strava también ha sido una forma de mantener el contacto con una amiga que ahora vive en Singapur; mediante el app nos mantenemos mutuamente animadas para seguir siendo activas y salir a correr.
- Compárate con otros usuarios. Además de con tus amigos, el app permite que te compares con otros usuarios que hayan realizado la misma carrera o excursión que tú. Strava divide tus salidas en segmentos y te premia si eres el atleta más rápido en uno de esos segmentos concretos. Además, guarda sus datos a lo largo del tiempo, con lo que puedes mantener ese trofeo hasta que otro usuario, o tú mismo, consiga vencerte.
- No te olvides de establecer tus parámetros de privacidad. Tendrás que hacer esto desde la versión web y no el app, pero es algo que recomiendo mucho. En la web haz clic sobre el icono con tu fotografía, en la esquina superior derecha y una vez allí selecciona Configuración > Privacidad. Una vez aquí activa Modo de privacidad mejorado. Y asegúrate también de establecer ubicaciones ocultas si normalmente sueles salir corriendo de casa o la oficina.
- Colecciona destinos. Soy muy dada a meter las zapatillas de deporte en la maleta cuando voy de viaje, pero sólo desde que uso Strava. El motivo es tan superficial como coleccionar carreras en lugares exóticos. Como esta vuelta alrededor de los jardines del Palacio Imperial en Tokio que hice el verano pasado. Además, la versión premium del app te permite ver un mapa con todas las zonas del planeta donde has hecho (y agregado) ejercicios alguna vez.
- Si eres adicto a los datos, regodéate con sus estadísticas. En tu perfil, ve a la opción Estadísticas y podrás ver cosas como el promedio de carreras que realizas a la semana, cuánto tiempo corres o qué distancia. 
También verás un resumen del año con la cantidad de millas recorridas hasta el momento o las veces que has salido. A finales de año además Strava te regala un video resumen de tus mejores momentos como deportista. 
Su gráfica sobre mi actividad a lo largo de 2016 me dejó dos cosas muy claras: me gusta mucho más hacer deporte en primavera y verano y, tras el medio maratón de San Francisco a finales de julio, me tomé unas merecidas vacaciones deportivas.
Sigue a deportistas profesionales. Además de ver la actividad de los amigos o conocidos a los que sigas, como en cualquier red social, Strava también tiene perfiles de deportistas profesionales. Y no, no me refiero a futbolistas famosos y millonarios, sino a atletas como el corredor de montaña y esquiador catalán Kílian Jornet. Es una buena forma de chismear su régimen de entrenamiento. Pero no, no es buena idea intentar competir con él.
No la uses sólo para correr. Strava es también una buena opción para esas rutas de senderismo y excursiones a pie que realices por la montaña. El app tiene además muchos seguidores que lo usan en sus salidas en bicicleta y también ofrece la posibilidad de lograr sesiones de nado (aunque confieso que nunca he usado esta red social para chapotear).
Via CNET

Comentarios