En algunos barrios los Reyes estuvieron muy flojos

La celebración católica del Día de los Reyes Magos este viernes se desarrolló en un ambiente tímido y de poca afluencia a nivel comercial, en una fecha en la que por tradición se acostumbra a dejar juguetes a los niños similar a la acción de los nobles de oriente que llevaron oro, incienso y mirra a Jesús.

Durante un recorrido de Diario Libre por los distintos municipios de la provincia Santo Domingo y el Distrito Nacional fue notoria la poca actividad por motivo del Día de los Reyes Magos, en el que los niños suelen pasearse por las calles de los barrios para estrenar sus juguetes.



Barrios como Cristo Rey, Ensanche La Fe, La Zurza, Villas Agrícolas y otros del Distrito Nacional se mostraban dentro de lo normal. Pudo apreciarse algunos infantes que caminaban junto a sus padres en la compra de juguetes por distintos puntos de venta.

En avenidas como la Duarte, famosa por su concurrida actividad comercial, las aceras lucían despejadas y la afluencia de compradores fue escasa.

También en los municipios Santo Domingo Este y Oeste, el ambiente de regocijo por el Día de Reyes fue imperceptible.
Pastoral


La Pastoral de la Infancia de la iglesia católica celebró el Día de Reyes con una misa a donde se dieron cita niños de diferentes sectores de la capital y en la cual se escenificó la llegada de oriente de los reyes Gaspar, Melchor y Baltasar, para adorar a Jesús.

Durante la eucaristía, el vicario general de la Arquidiócesis de Santo Domingo, padre Abraham Apolinario, llamó a los niños a mantener a Jesús vivo en sus corazones. Al dar lectura a un mensaje del papa Francisco proclamó que la violencia es una profanación del nombre de Dios.

“No puedo cansarme de repetirlo, nunca se puede utilizar el nombre de Dios para justificar la violencia, sólo la paz es santa, no a la guerra”, enfatizó en la misa celebrada en la Catedral Primada de América.

Comentarios