11 de octubre de 2016

Tras el paso de Matthew, Haití se enfrenta a una nueva emergencia por cólera

El huracán Matthew ha dejado Haití, pero el peligro está lejos de terminar: ahora el número de casos de cólera va en aumento.

El país se ha visto afectado por la enfermedad que se transmite por el agua desde 2010, después de que soldados de la ONU que llegaron al país tras el terremoto de ese año la llevaron accidentalmente. La Organización Mundial de la Salud reportó 80.000 casos en Haití desde el brote inicial, y 770 nuevos casos por semana en 2016.
Ahora, la destrucción causada por Matthew ha acelerado la epidemia existente y socavado los avances logrados en la lucha contra la enfermedad, dijo el líder del país.

"Una gran cantidad de esfuerzo se ha hecho para evitar la propagación de esta epidemia", dijo el presidente interino Jocelerme Privert, "pero el huracán la ha acelerado".

El cólera, que se propaga a través del agua o alimentos contaminados con la bacteria Vibrio cholerae, puede causar diarrea y vómitos severos, lo que conduce a la deshidratación extrema. Rápidamente pueden resultar brotes, y los pacientes que no reciben tratamiento de inmediato pueden morir en cuestión de horas.

Nadesha Mijoba, director de la Fundación Haitiana de Salud, dijo que como consecuencia del huracán Matthew habrá nuevos casos más difíciles de detectar y tratar.

"El cólera nunca salió de Haití. Los casos han continuado desde el brote de 2010, pero han sido manejables. Con un desastre como Matthew, las aguas suben... y la gente termina dependiendo de fuentes de agua contaminada", dijo.

Agua limpia, la prioridad

La principal prioridad es asegurar que el agua potable esté disponible. "Los ungüentos antibióticos y medicamentos para el tratamiento de heridas abiertas son también esenciales", dijo Mijoba.

El director médico de Ambulancias Aéreas de Haití, el doctor Vince DeGennaro, dijo que había decenas de muertes por cólera en el suroeste de la ciudad de Port-a-Piment.

"Estas poblaciones de la costa suroeste, están cerca de la destrucción total. Casi todos los edificios fueron derribados, incluso los de concreto", dijo. "Es bastante aterrador verlo desde el aire".

"La gente está durmiendo afuera, lo que da lugar a todo tipo de problemas con enfermedades", dijo.

En esas condiciones, dijo, la amenaza del cólera es una "gran preocupación".
Save the Children también ha registrado un aumento de los casos después del huracán Matthew.

"El número de casos está aumentando con cada nuevo informe", dijo en un comunicado el doctor Unni Krishnan, director de la unidad de emergencias de Save the Children en Haití.

"Las inundaciones y el agua contaminada causada por la tormenta suponen una gran amenaza para los sobrevivientes, incluyendo miles de niños. Tener agua limpia y entregar medicamentos en las áreas más afectadas en las próximos 24 a 48 horas es una prioridad clave".

"Nadie tendría que morir por cólera"

El portavoz de la OMS, Christian Lindmeier, dijo que era difícil estimar un número exacto de casos de cólera en Haití. Algunos casos pueden ser leves, pero cuando el tratamiento no está disponible, la pérdida de líquidos a través por la diarrea y los vómitos pueden conducir a una rápida deshidratación y shock.

"El cólera es una enfermedad por la que nadie tendría que morir. El 80% de las personas infectadas solo muestra síntomas leves, y puede ser tratada fácilmente si se hidratan adecuadamente", dijo Lindmeier.

Via CNN