24 de octubre de 2016

La dieta para adelgazar que te deja comer pasta y arroz por la noche

La dieta paleolítica, o dieta 'paleo' se basa en una idea que, como ocurre siempre con las modas, llamó la atención a primera vista por contraste con lo 'convencional'.

El consejo para adelgazar que más ha calado en las últimas décadas es el de moderar la ingesta de carbohidratos. Incluso hay quien dice, por ejemplo los seguidores de la dieta Atkins, que si los eliminamos casi por completo podemos hartarnos sin problema de grasa, lácteos y otras fuentes de placer culpable. Siendo patente que tomar mucha pasta y pan es difícilmente compatible con el control de la línea, la gran mayoría de los nutricionistas aconseja cuanta más variedad mejor en cada una de las comidas del día.

La dieta paleolítica, o dieta 'paleo' se basa en una idea que, como ocurre siempre con las modas, llamó la atención a primera vista por contraste con lo 'convencional'.

El argumento parece razonable: si la mayor evolución del ser humano fue durante la prehistoria, nuestro organismo debe de estar preparado para comer como (supuestamente) lo hacían entonces. 

No puede ser insano, siempre según ese razonamiento, comer gran cantidad de grasas y proteínas de la carne y el pescado, porque eso es lo que hacían en las cavernas, y deberíamos dejar de lado carbohidratos, productos lácteos, frutas, verduras y dulces. Como no lo hacemos así, sufrimos de diabetes y problemas cardiovasculares que, dicen, no tenían en la Edad de Piedra.

La nueva versión

Ya hay varios datos que desmontan esa teoría, pero esta nueva moda nutricional, ideada por el culturista de San Francisco Nate Miyaki, tiene relación con ella. Lo que dice Miyaki es que hay que estar a dieta 'paleo' la mitad de la jornada, comiendo proteínas, ensaladas y verduras por el día... y cambiando a pasta y arroz por la noche.

Si se puede o no considerar una autoridad en la materia es opinable. Desde luego el culturista ha estudiado y publicado mucho sobre nutrición deportiva y pérdida de peso. Tiene también un libro de autoayuda con siete estrategias para vencer la adversidad y otro sobre cómo conseguir una 'tableta de chocolate' abdominal tan impresionante como la suya. Bruce Lee es uno de sus autores de cabecera y cita este pasaje suyo: 

"El kung-fu valora lo maravilloso en lo rutinario, y la idea no es crecer cada día sino decrecer. Ser sabio no es añadir más sino ser capaz de eliminar lo sofisticado y los adornos y ser sencillamente sencillo. 

Como un escultor que al modelar una estatua no añade, sino que va quitando lo que no es esencial para reverlar la verdad sin obstáculos". Anima a que cada quien añada su experiencia y adapte siempre los conocimientos del 'coach' a su vida. Entonces, ¿no hay una base objetiva en lo que dice?

Miyaki cree que sí y alude a un estudio científico de 2011 aparecido en 'Obesity Journal', que informó de una mayor pérdida de peso en las personas que comían carbohidratos solo por la noche, a diferencia de los que lo hacían durante el día. 

Lo explica en su web, en la que se describe como 'Deportista psíquico natural', aludiendo, de nuevo, al pasado de nuestra especie: "Imagina que pudieras estar a dieta solo durante medio día. ¿Y no tiene mucho más sentido? Porque tus ancestros pasaban el día buscando comida, y hacían comilonas por la noche".

Para publicitar su idea, sube fotos en redes sociales. En 'The Daily Mail' eligen una de 'Instagram' en la que está cenando sushi según la receta de su padre y recordando cómo aprendió a enrollarlo gracias a él.

Con esta dieta, dicen, obligamos al cuerpo a quemar grasa como si estuviéramos comiendo pocos carbohidratos, pero en realidad podemos consumirlos todos los días. Dicen que reduce la inflamación, ayuda a controlar el azúcar en la sangre, mantiene a raya la grasa corporal y hasta favorece el buen humor. 

Otra afirmación que hacen es que la idea es válida para personas de todas las edades. Además, puedes darte caprichos al menos una vez a la semana.

Tres fases hacia el éxito

Aunque los detalles están en los libros, la dieta consta siempre de tres partes.
En la primera, hay varias plantillas a elegir una y en ellas se marcan los alimentos exactos a tomar, el tiempo y el tamaño de la ración que debemos tomar.

En la segunda, se incluyen recomendaciones para adaptar la dieta a cada estilo de vida.

En la tercera, pensada para mantener el peso que se debe haber perdido en las dos primeras, surgen otras necesidades y de nuevo se facilitan plantillas concretas, una para cada estilo de vida: entrentamiento de fuerza, cuerpo playero, sedentario...

Miyaki reconoce que cuesta un tiempo adaptarse a las recomendaciones de la dieta de medio día. No se pueden comer todos los carbohidratos que queramos, ni, sobre todo, a la hora que queramos. 

A cambio, gracias a que permite carbohidratos la mitad del día, promete solucionar uno de los problemas típicos de otras dietas bajas en carbohidratos: el mal aliento. Este suele ser un problema cuando el cuerpo a dieta 'busca' carbohidratos en las grasas corporales almacenadas (de ahí el adelgazamiento), y al quemarlas produce cetonas, compuestos orgánicos que se liberan durante la espiración.

Fuente: El COnfidencial