5 de octubre de 2016

El huracán Matthew llega a Cuba a 230 kilómetros por hora tras su devastador paso por Haití

Matthew, el huracán más poderoso del océano Atlántico desde 2007, ha tocado territorio de Cuba a una velocidad que ronda los 230 kilómetros por hora, informa el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. Hasta el momento, se desconoce si la tempestad ha ocasionado víctimas.

Matthew ha llevado al país caribeño intensas lluvias y fuertes rachas de viento, que han provocado inundaciones, han arrancado árboles y han causado la interrupción de diversas vías. Los pronósticos indican que las tormentas de categoría 4 afectarán a las provincias cubanas de Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Granma y Las Tunas.

Más de un 1,3 millones de personas han sido evacuadas en la parte oriental de la isla, según la Defensa Civil. "372.885 están en centros de evacuación y el resto, 944.886, en otras viviendas", precisó el número dos de la institución, Luis Ángel Macareño.

"Ya comenzaron las penetraciones del mar, calculándose olas de entre tres y cuatro metros de altura. Tenemos también lluvia intensa, constante, tenemos ligeras inundaciones", afirmó el presidente del Consejo de Defensa Municipal de Baracoa, Tony Matos.

En las localidades donde el golpe del denómeno será más fuerte, las autoridades cubanas han cortado el tendido eléctrico y la conexión a Internet como medida de precaución ante el paso del poderoso huracán Matthew. Las autoridades cubanas también han evacuado unos 4.000 turistas, la mayoría de ellos en la provincia de Holguín, quienes han sido trasladados a instalaciones hoteleras más seguras en la provincia de Villa Clara.

Las autoridades de Cuba han suspendido el transporte aéreo, ferroviario y terrestre desde La Habana y otros puntos del oeste del país hasta que pase el huracán.

Además, como consecuencia del fuerte huracán la parte de sur de Haití ha quedado aislada por la caída de un puente. El fenómeno, que empezó a azotar al país caribeño este martes, ha llevado fuertes lluvias, viento y mareas ciclónicas.