28 de octubre de 2016

Consejos para ahorrar y no volverse loco "El Viernes Negro"



El fin de semana después del Día de Dar Gracias, se calcula que 44% de los estadounidenses irán de compras o buscarán ofertas en la computadora. 

Aunque es un número menor que el año pasado, todavía representa 102 millones de consumidores entre los que el 60% no había empezado siquiera sus compras hace dos semanas, según la última encuesta sobre los días festivos de Consumer Reports.

La encuesta confirma que el Viernes Negro por sí mismo y el siguiente sábado y domingo, aunque son días dedicados a las compras, no son ya lo atractivo que solían ser.

En los últimos 5 años, el porcentaje de la gente que dijo que planeaba ir de compras el viernes, sábado o domingo después del Día de Dar Gracias ha disminuido ligera pero gradualmente, según los resultados de nuestra encuesta.

Los vendedores en línea no son los que están sufriendo; son más bien las tiendas de piedra y ladrillo. 

El año pasado durante el último fin de semana de Thanksgiving, el 45% de los encuestados dijo que planeaban comprar en una tienda; este año, esa cifra se redujo al 37%. En contraste, el 23% de los consumidores espera hacer sus compras en línea durante ese fin de semana, lo mismo que sucedió en el 2009.

No tenemos una explicación por el descenso en las compras en las tiendas en este fin de semana festivo, pero sí una teoría. 

Tal vez se pueda atribuir, cuando menos en parte, al hecho de que las ventas fenomenales son tan frecuentes ahora que ya no causan ninguna sorpresa. Piense un poco qué motiva a los compradores durante el Viernes Negro. 

Hay una sensación de urgencia para conseguir un número limitado de gangas increíbles si se levanta tempranísimo o se queda despierto hasta muy tarde. Todo gira alrededor de una limitada ventana de oportunidad. Cuando las grandes ventas son continuas, se pierde el sentido de urgencia.

Entre los que piensan comprar el Viernes Negro, nos dicen que planean llenar sus carritos principalmente con electrónicos (video juegos, más que nada), ropa, juguetes y tarjetas de regalo. Anticipe un gran aumento en las compras de lectores de libros digitales o e-books como el Kindle y Nook, y de televisores, pero no cualquiera de los aparatos de antes. Los consumidores suspiran por los televisores con conectividad al Internet o capacidad 3D.

Según nuestra encuesta, la mitad de los estadounidenses creen que las ofertas en las tiendas son tan buenas como que las que encuentran en línea. Pero los compradores jóvenes de 18 a 34 años, confían más en que el Internet es la fuente de las mejores gangas.

No importa dónde y qué compre, aquí hay algunos puntos a considerar:


Cuando una venta termina, otra empieza. No dude que va a encontrar algunas gangas impresionantes el Viernes Negro. Muchos vendedores cuentan con el negocio de las festividades para el 40% de sus ventas anuales, así que todo tipo de ventas y ofertas son comunes. 


Pero, ¿son realmente tan irresistibles estas oportunidades que justifiquen soportar el tráfico, las largas colas y las multitudes? Como se apuntó antes, la competencia por su dinero es intensa hoy en día. 

Los minoristas han estado ofreciendo ventas especiales día tras día, semana tras semana, tentándolo con ofertas como: "compre uno y el segundo artículo es gratis", descuentos de 25 y 50 menos de su orden total, regalos y otros bonos para hacer que la caja registradora siga sonando. Entonces, ¿cuál es la prisa?

No siempre vale la pena salir destapado. Hemos visto un montón de promociones que prometen cosas como computadoras portátiles de $200 desde principios de octubre. El Viernes Negro se ha hecho famoso por ser un paraíso para los cazadores de gangas porque los minoristas ofrecen algunos de esos artículos a precios por abajo del costo para atraerlo. 

Esos especiales se ofrecen generalmente en cantidades limitadas; olvídese de recibir una prórroga para comprar a ese precio más adelante. Si le entusiasma la idea de la cacería, hágalo. Pero ni lo intente a menos que esté dispuesto a esperar en fila, a veces por horas antes de que abran la tienda, y prepárese para una desilusión. No hay garantías.

Busque los especiales más atractivos por adelantado. Hay muchos sitios Web que obtienen y publican avisos tempraneros de ofertas para el Viernes Negro. 

Muchos de los especiales ya han sido listados en Fatwallet, Walletpop, Gottadeal, y TheBlackFriday. Estos sitios con frecuencia tienen circulares y cupones que pueden descargarse. También puede descubrir qué productos vienen con reembolso y los vendedores que ofrecen envío gratis.

Trate de encontrarlo más barato en línea. Si ve una oferta fenomenal en una circular, visite un sitio que compara precios en Internet para determinar si puede conseguirlo más barato de un vendedor de reputación. 

Algunos sitios que vale la pena visitar: Bizrate,Nextag, Pricegrabber, y Pricescan. Tal vez quiera también tratar Amazon, ya que nuestras encuestas a los lectores citan Amazon como un buen vendedor de electrodomésticos, electrónicos y de libros.

No olvide los bonos de descuento. Cuando haga compras en línea haga clic en la página de la registradora, con frecuencia verá un recuadro para ingresar un código de descuento o promoción. 

Estos códigos poco usados pueden ser fuente de ahorros inesperados, desde envio gratis o entrega acelerada sin costo extra, hasta ahorros adicionales de hasta 25%. Anuncios del Viernes Negro con frecuencia proveen acceso a los códigos. Lo mismo que otras fuentes como Couponcabin, Couponcraze,Couponalbum, Keycode, Shoppersresource, y Couponwinner.

Suscríbase a los avisos de alerta por e-mail. Cuando lo haga en sus tiendas favoritas, recibirá todo tipo de anuncios de futuras promociones y cupones exclusivos no disponibles para todo el mundo. Los compradores también se enterarán si los artículos que quieren están en existencia y disponibles. Además, muchos minoristas le permitirán comprar el artículo en línea y recogerlo en la tienda más cercana. Más y más minoristas incluyen códigos de cupones, con frecuencia en letra menuda, en sus sitios Web también.

Pida garantía en el precio. Si quiere maximizar sus ahorros, pregunte si el minorista ofrece un precio bajo garantizado que le asegure un reembolso de la diferencia entre el nuevo precio y lo que pagó, en caso de que el artículo baje de precio o si encuentra lo mismo más barato en otro lado. Entre 7 y 15 días es la norma para la mayoría de los ajustes de precio. 

También note que la mayoría de las políticas de empate de precio aplican para el precio marcado por un competidor “local”, no para los sitios Web como Amazon.como ni de los clubs o tiendas de bodega como Costco y Sam’s.

Examine con cuidado las políticas para regresar la mercancía. La política general para la mayoría de los productos en las grandes tiendas es de 90 días, pero puede ser aún más breve para los electrónicos. Y hay muchos productos como el software que no pueden ser devueltos si el sello está roto. 

Además, usted puede ser sujeto a una tarifa por restocking, o renovación de las existencias, en algunos artículos, alrededor del 15%, si devuelve un paquete abierto. Algunos vendedores extienden el período de devolución para las compras de los días festivos, pero se reservan el derecho de no aceptar nada sin recibo o comprobante de regalo, especialmente si el artículo fue pagado en efectivo. 

Aún cuando la tienda acepte la devolución de un artículo sin recibo, usted probablemente recibirá sólo una tarjeta de regalo o crédito de la tienda. Y también recibirá el equivalente al precio más bajo por el que se vendió el artículo, no necesariamente lo que usted haya pagado por él. También necesitará su recibo para el servicio de garantía.

Haga que le notifiquen si el precio baja. Hay cada vez más sitios que pueden ayudar a los compradores a seguir la historia del precio de artículos que quieren comprar y recibir alertas de cuando el precio baja.