5 de octubre de 2016

Comienzan evacuaciones en Florida; Gobernador dice el que pueda, que se vaya antes de Matthew

Comenzaron las evacuaciones en Florida y South Carolina para alejar a la gente de las costas vulnerables a medida que el huracán Matthew sigue su trayecto hacia la costa atlántica del sur de Estados Unidos. Comenzaron los desalojos obligatorios en el condado de Brevard, Florida, y las evacuaciones voluntarias en el condado de Lucie.

Pero el gobernador Rick Scott exhortó a la gente en el posible camino de la tormenta que no espere a los avisos. Los habitantes de casas rodantes y prefabricadas también tienen orden de partir.

“El que pueda irse antes, que se vaya ahora”, dijo Scott en conferencia de prensa. Más al norte, la gobernadora de South Carolina, Nikki Haley, anunció planes de evacuar a unas 250.000 personas, sin contar los turistas, de su costa. Las autoridades del condado de Brevard, en Florida, ordenaron la evacuación de las islas costeras y zonas inundables.

Los que habitan en casas rodantes o prefabricadas también deben abandonarlas. El desalojo de las zonas urbanas de Charleston y Beaufort anunciado por Haley estaba previsto para comenzar a las 3 de la tarde (1900 GMT), pero el tráfico era muy lento en la hora pico matutina en la Interestatal 26.

Escaseaba la gasolina, y el secretario de Justicia estatal advirtió a las gasolineras que no se aprovecharan con los precios. “Pedimos a todos que por favor se pongan a salvo”, dijo Haley en conferencia de prensa. Advirtió a los que pensaban quedarse que podrían poner en riesgo la vida de un agente policial si se hacía necesario rescatarlos.

En Florida, la página web de Walt Disney World dijo que todos sus parques y balnearios “funcionan actualmente bajo condiciones normales” mientras se vigila la tormenta. Aconsejaron a los que planeaban visitar sus parques a estar atentos a los boletines meteorológicos. SeaWorld en Orlando anunció en su página que se “anticipan horarios modificados debido al huracán Matthew”.

Las autoridades temen la despreocupación de la gente, sobre todo en el sur de Florida, donde no se ha visto un huracán de gran potencia en los últimos 11 años. En el condado Miami-Dade, el distrito escolar más grande del estado, las autoridades dijeron que vigilarán la tormenta el miércoles antes de decidir si suspenden las clases el jueves y viernes. En tanto, rige un alerta por tormenta tropical en la zona. Desde el condado de Broward hasta la Costa Espacial, donde rigen advertencias por huracán, se han cancelado las clases por el resto de la semana, y algunos distritos están cancelando el resto de la jornada del miércoles.

La mayoría de las universidades en las zonas de advertencia también han cancelado las clases a partir del miércoles por la tarde. Matthew, una peligrosa tormenta de categoría 3 con vientos sostenidos de 185 kph (115 mph), se acercaba a las Bahamas el miércoles por la mañana y se pronosticaba su acercamiento a la costa atlántica de Florida para el jueves por la noche.