31 de octubre de 2016

Acusan un boricua detenido en Florida por asesinatos de dos dominicanos en El Bronx

NUEVA YORK,- El boricua Luis Chacón (El Loco Lou), fue detenido el viernes en Orlando (Florida) por policías que lo rastrearon en esa ciudad, y acusado de los asesinatos de los dominicanos Beramy García y Jahaira Duvergé, el lunes 25 de junio de este año en el vecindario Mount Hope de ese condado, cuando el presunto homicida, vio al hombre supuestamente discutiendo con la mujer y la emprendió a balazos contra las víctimas.

Desde que cometió el hecho, Chacón fue ubicado como el principal sospechoso de los crímenes. La policía divulgó pronto la foto de “El Loco Lou”, quien fue captado en una cámara de seguridad en la escena de los crímenes.
Chacón, mató a García y Duvergé poco antes de las 5:00 de la mañana, cuando ambas víctimas estaban en la intersección de la calle 175 y avenida Weeks, en la celebración colateral de la Gran Parada Dominicana de El Bronx, que se celebró el domingo 24 de julio.

Chacón enfrenta dos cargos de asesinato y de resultar culpable, sería condenado a una pena drástica que podría incluir cadena perpetua.

La policía dijo que Duvergé, de 37 años, tenía uno de sus cuatro hijos cargado en el hombro, y García, de 33 años, se le acercó montando su patineta al coche del niño y lo chocó.

La mujer y él comenzaron una a discusión y Chacón intervino pedirles que no siguieran la disputa, pero no le hicieron caso.

Luego, Chacón, se fue caminando en dirección contraria y disparó. Una de las balas impactó a la señora Duvergé en el pecho. Siguió disparando y mató a García.

Chacón reclamó que García, le había faltado el “respeto”, pero se desconoce lo que habría dicho la víctima.

Ella estaba sentada en una silla móvil y a más de 20 pies de distancia, cuando fue baleada.

Murió en el hospital Saint Barnabas, donde fue ingresada.

García, fue alcanzado por disparos en la cabeza, una muñeca y otras partes del cuerpo, según la policía. Murió en la escena.

Dejó tres hijos en la orfandad y el menor tiene ocho años de edad.

El padre de Beramy, Delfín García de 66 años, dijo que la familia colectó dinero para repatriar los restos a la República Dominicana, donde su esposa, que era la madre de la víctima murió de cáncer de páncreas hace tres años.

Por su parte, Johanna Duvergé, hermana de la muerta, exhortó a Chacón a entregarse a las autoridades y lo calificó de “cobarde, porque nadie que sea hombre, mata una mujer delante de su hijo”.

Describió a la occisa como la mejor hermana del mundo, apreciada por todos los inquilinos del edificio donde vivía, y que nunca se había involucrado en problemas con nadie.

“El no estaba en su sano juicio, estaba endrogado y borracho, ella era una buena persona, buena hermana y buena madre”, agregó.

Nota de Miguel Cruz Tejada