30 de septiembre de 2016

El 'Big Papi', sin pánico ante inminente final de carrera

Por primera vez en su carrera con Medias Rojas de Boston, David Ortiz no bateó un solo hit en una serie en Yankee Stadium. Pero eso fue lo menos importante para el ''Big Papi'' dominicano en el último viaje al Bronx de su carrera.

Yankees de Nueva York homenajeó a Ortiz antes del partido del jueves, el último de la temporada contra Boston y el último de la carrera del toletero en el legendario parque. Con su equipo ya clasificado a playoffs como campeón divisional y con un estresante último fin de semana en casa por delante, Ortiz solamente agotó dos turnos contra el zurdo CC Sabathia --un ponche y una base por bolas-- antes de irse a descansar.

Ortiz, quien tiene 53 jonrones --seis en 2016--, 75 dobles y 171 carreras impulsadas contra los Yankees, se fue de 10-0 con cuatro ponches en su último tour por el Bronx.

Antes del encuentro, los Yankees realizaron una ceremonia para congratular la carrera de Ortiz, quien se retira del béisbol luego de la actual temporada. La única ceremonia previa, de la que se tenga conocimiento, hecha por los Yankees a un pelotero rival fue dedicada aChipper Jones, en junio del 2012.

''Independientemente de la competencia, hay mucho respeto para ellos. Les agradezco haber tomado de su tiempo para hacer esto'', dijo Ortiz a ESPN Digital. ''Me tomó 20 años estar en esta ceremonia. Me siento más que orgulloso, esta actividad pone la dominicanidad a otro nivel, porque es para uno de los de ellos en uno de los estadios más importante del béisbol'', agregó.

''La primera vez que jugué en Yankee Stadium fue algo espectacular. Los dominicanos antes solo nos preocupábamos por los Yankees, por la comunidad dominicana, los campeonatos, etc'', dijo.

Ortiz, uno de cuatro peloteros con más de 500 jonrones y 600 dobles, anunció en noviembre pasado su decisión de retirarse luego de su vigésima temporada. Su desempeño ha distado del de un pelotero de 40 años en su temporada final.

Ortiz batea .315 con 37 jonrones y 124 carreras impulsadas y lidera el joven circuito en dobles (48), slugging (.622) y OPS (1,023) para asegurarse una buena cantidad de puntos en la votación del premio al Jugador Más Valioso.

''Hasta ahora no he sentido pánico por el final del calendario. Me voy tranquilo. Estoy en paz, agradecido del juego, de la prensa, de los fanáticos'', dijo Ortiz, reflexionando sobre sus últimos días como pelotero activo.

''La gente critica a uno cuando no se retira a tiempo, pero deben entender que la carrera de nosotros es diferente, es corta'', dijo Ortiz, quien ya estableció nuevas marcas de una temporada para jugadores con 40 o más años en extrabases (86), dobles, jonrones y remolcadas.

''Todos los demás se preparan para ejercer una carrera de por vida, nosotros no. No es tan fácil como la gente lo pinta. Esto es lo único que sabemos hacer, es nuestra vida. Le doy gracias a Dios por la carrera que he tenido y retirarme teniendo buen año'', apuntó.

Mientras los aficionados de Nueva York celebran por partida doble el retiro de Ortiz, los de Boston tienen muchas razones para estar tristes. Hasta la llegada de Ortiz a Boston en el 2003, los Medias Rojas no ganaban una Serie Mundial desde 1918 y eran el ''Patito Feo'' de la rivalidad contra los Yankees. En los últimos 14 años, los de Nueva Inglaterra avanzaron a ocho postemporadas y ganaron tres clásicos de otoño.


''Juego para los Medias Rojas, una organización con mucha historia detrás y una gran rivalidad con los Yankees. Por la última década y media le hemos cambiado la fama no ganadora a Boston y me hace feliz haber sido parte de eso'', dijo Ortiz.

Y ahora, con dos décadas de experiencia y cuatro de edad, se dirige a su octava postemporada con la posibilidad de agregar un cuarto anillo antes de partir.

''Ganar la Serie Mundial en mi última temporada , ser parte de eso, sería algo extremo, lo máximo, algo muy especial'', dijo.

¿Cooperstown, próxima parada? ''Todavía está demasiado temprano para preocuparme por eso. Faltan cinco años'', apuntó Ortiz, quien dijo a ESPN Digital como quiere ser recordado por los fanáticos del béisbol.

''Quiero ser recordado como soy. Simple, humilde. Alguien a quien le gusta el juego''.