2 de agosto de 2016

“¡Se está quemando el autobús!” - Testigo de tragedia

“¡Se está quemando el autobús!”, son los gritos de desesperación que se mantiene en la mente de Félix Núñez Rodríguez, uno de los afectados del accidente ocurrido la tarde del domingo en la carretera Nagua-Samaná, donde murieron cinco personas.

Era una gira familiar, que organizó Leonardo Melo, quien está fuera de peligro y es el esposo de Dolores Silverio, de 44 años, quien sufrió quemaduras en el abdomen y golpes en la cabeza que le mantienen en estado delicado en el hospital Ney Arias Lora.



Mientras tanto, ayer eran velados en la Funeraria Nazaret de aquí cuatro miembros de una misma familia que fallecieron en el autobús que se quemó, luego que impactó con dos cables de alta tensión.

De esa familia sobrevivió una niña de cuatro años.

Núñez Rodríguez, primo de Dolores, fue el tercero en tirarse del autobús antes de que se incendiara.

El primero fue el conductor, Juan Chen, quien murió instantes después al hacer contacto con los cables de alta tensión.

Lo hizo por una de las ventanillas delantera, pues las demás estaban selladas, lo que causó desesperación entre los pasajeros.

Antes de Núñez Rodríguez saltó un adolescente de 15 años, quien resultó con heridas leves.

“Las ventanas del autobús estaban selladas y no había con que abrirlas, porque los hierros de emergencia que acostumbra a tener las guaguas no lo tenían y en la parte posterior (la cocina) había una ventana que fue por la que salí y cogí una piedra y rompí algunas ventanillas y la gente empezó a salir”, dijo el joven de 28 años.

“Llamé al 911, pero en medio de la tragedia me di cuenta que en Nagua no funciona”, agregó a su testimonio sobre el hecho.

Explicó que el conductor del autobús fue sorprendido por los cables que casi llegaban a las ventanillas y que trató de reducir la velocidad para no chocarlos, pero le fue imposible y quedaron atrapados en medio de los dos cordones de alambre.

Dijo que las personas que fallecieron iban en los asientos secundarios al de conductor, que primero se electrocutaron y luego se quemaron por el fuego que provocaron los cables del tendido eléctrico.

“Pedro, el guía de la gira falleció, porque trató de salir por la puerta principal junto a su familia, al igual que el chofer” contó.

Al hospital Ney Arias Lora trajeron cinco pacientes y cuatro fueron dados de alta médica.

Fuente diariolibre