23 de agosto de 2016

Pasajeros viajaron en el Ferry incendiado están varados en Puerto Rico

Hasta que Aduana de EE.UU. no lo autorice será imposible entregar pertenencias a los pasajeros.


La pesadilla de los pasajeros que viajaban en el barco Caribbean Fantasy, que se incendió en ruta a San Juan el pasado miércoles, no termina.

Después del desalojo de emergencia, muchos han quedado varados en Puerto Rico prácticamente con lo que tenían puesto al ser rescatados pues en la embarcación siniestrada quedaron sus maletas, sus vehículos y hasta sus queridas mascotas.

Uno de los pasajeros, quien prefirió anonimato, denunció que la compañía America Cruise Ferries no ha respondido a pedidos de ayuda.

“Imagínate, no tengo nada. Allí se quedó mi ropa y mi carro. No tengo cómo moverme, no tengo dinero y quien me ayudó fue un familiar en Nueva York que me envió dinero”, narró al diario Primera Hora  de Puerto Rico un residente en República Dominicana.

“Tuve que comprar ropa y con el corre corre en el barco, ayudé a una señora embarazada y me cayó encima y tuve que gastar $130 en medicinas para la cadera”, explicó mostrando frascos de medicamentos para aliviar su lesión.

Según explicó, su incomodidad mayor ha sido que no ha surgido respuesta inmediata de la empresa a cargo del ferry.

“No nos ha respondido. Estoy pagando todo, la comida, el hotel, todo y no nos han dado nada para ayudarnos, y eso que estamos aquí de vacaciones”, afirmó al alegar que no le han ofrecido vales de estadía o reembolsar dinero del viaje.

Reacciona la empresa


El portavoz de America Cruise Ferries, Néstor Cidrás, dijo que han atendido “caso a caso” las necesidades de los pasajeros perjudicados, coordinando traslados aéreos e incluso pagando algún dinero para ropa o medicinas.

Cidrás afirmó que han llamado a la mayoría de los perjudicados, pero los que tengan algún reclamo pueden acudir a las oficinas de le empresa en el edificio Cobián Plaza en Santurce o llamar al teléfono 787-622-4800.

“Estaremos atendiendo cada caso de forma particular”, subrayó.

Explicó que todavía las autoridades federales tienen control del barco, pero una vez Aduana de los Estados Unidos complete trámites de rigor en estos casos “liberará la carga”.

Se refirió al permiso para poder sacar de la nave las pertenencias de los 388 pasajeros y 124 tripulantes, así como la carga comercial.

“Lo primero que se va a entregar son las pertenencias de los pasajeros y la tripulación. Luego los vehículos y finalmente la carga comercial”, sostuvo Cidrás, vicepresidente de ventas de la entidad operadora del crucero.

En el barco se transportaron hasta San Juan 36 vehículos de motor, así como contenedores con carga comercial que incluye seis furgones con refrigeración cuya energía fue desactivada la semana pasada.

Sobre las causas del fuego, Ricardo Castrodad, portavoz de la Guardia Costera de EE.UU., dijo a Primera Hora que se recuperó la caja negra y revisan las conversaciones grabadas para determinar qué pasó.

“Hay mucho trabajo por hacer. Tenemos una descarga de aceite pequeña, que está siendo recogida, es mínima la cantidad, pero se está atendiendo la situación y así será hasta tanto culmine tel proceso. Cuando terminemos, entonces la empresa tendrá que determinar qué hace con el ferry”, agregó Castrodad.