11 de agosto de 2016

Nuevo Alcalde por San Cristóbal recibirá un cascarón lleno deudas

Las nuevas autoridades que dirigirán los destinos del ayuntamiento del municipio cabecera de San Cristóbal, recibirán solamente un cascaron de edificio plagado de deudas millonarias, suspensiones de los servicios de electricidad, teléfono y agua potable por falta de pago, son de entradas algunas de las deficiencias que recibirá Nelson Guillén, alcalde de este municipio al asumir este 16 de agosto.

Ademas de los reclamos de salarios atrasados de pensionados y empleados que llevan meses sin ver a linda, ya que esa institución hizo una costumbre, la emisión de cheques sin fondos.
Terrenos propiedad del ayuntamiento que fueron entregados a particulares, ninguna contabilidad o evidencia de los arbitrios que cobran diariamente por concepto de rodaje, cobros a vendedores del mercado, los pagos a espacios públicos por concepto de publicidad, son otro de los dolores de cabeza que afrontara el nuevo alcalde.

Pero eso no se queda ahí, el gran desorden en materia de transito, calles repletas de hoyos, la recogida de basura que a la fecha mantiene a la ciudad, entre las mas contaminadas y donde los casos de zinkunkuya, dengue y zika son los principales problemas de salubridad.

El departamento de transportación ya ni existe, camiones compactadores que fueron adquiridos por administraciones ocupan los parqueos del taller, ya que fueron desmantelados para robarles motores, gomas y hasta los ductos del aire acondicionado.


En las oficinas han desaparecido computadoras, cualquier pago que se realiza se hace en recibos a manos y ni las resmas de papeles aparecen, ni toners.

Lo insólito - cuadros y muebles que adornaban la institución donde se firmó la constitución ya tienen otros dueños.

O sea que esta ciudad retrocedió unos 20 años atrás. La pregunta sería en cuantos años recataremos a esta ciudad del abandono, no solo a nivel municipal, sino también a nivel congresional y presidencial, ya que los ultimos gobiernos no ha construido ninguna obra de trascendencia.