3 de agosto de 2016

Milly Quezada descarta la “muerte” del merengue

La reina del merengue, Milly Quezada, fijo su posición sobre lo dicho a DL por el maestro Ramón Orlando quien entiende que al merengue le hace falta un relevo urgente y consideró que le quedan poco tiempo de vida si eso no sucede.

Ayer, los artistas Johnny Ventura, Kinito Méndez y Sergio Vargas hicieron su valoración en la que llegaron a coincidir en algunos puntos.

A Milly Quezada no le gustó lo declarado por Ramón Orlando porque entiende que no le corresponde a los merengueros decretar la muerte del género. “No es menos cierto que el merengue sigue vigente aun en la ausencia de apoyo de medios y nuestra música bandera sigue vigente y activa como la opción de fiestas y eventos masivos que nos buscan como saludable opción en tiempos de mucha falta de calidad literal y musical...”, dijo.

Quezada, con una sólida trayectoria en el merengue consideró que deben seguir buscando opciones en los arreglos, contenido y en nuevos exponentes.

“Hay que buscarlo en la juventud que corea a rabiar temas callejeros en forma de denuncia; nuestro merengue también ha sido un vehículo de denuncia!. Y lo puede seguir siendo; puede seguir acompañando el corito que anuncia la paz, la guerra, el amor o el desamor, la libertad en todos los estratos sociales de nuestro país!. Por ello es que ha sido catalogado como marca país!”, comentó.

La ganadora del Grammy Latino y de múltiples reconocimientos en el país definió como vital que la difusión de la música popular encuentre el apoyo necesario para que llegue al público.

“Ese apoyo necesario para que llegue a las masas; que reciba un apoyo en lealtad a su “dominicanidad” para que este presente y vigente como agente de cambios. Sin ese vínculo, no importa cuan afanados podamos estar con refrescar nuestras producciones; eventualmente y sin otra alternativa, nuestro merengue hará “maleta” para salir permanentemente rumbo a playas extranjeras donde encuentre terreno fértil para evolucionar y reinventarse”, expresó.

Agregó, “que encuentre como hizo la diáspora, un lugar donde reinventarse y echar alas para volar alto y ser lo que nunca ha dejado de ser: un ritmo alegre tropical cadencioso y contagioso que nos ha dado a todos momentos inolvidables. Antes de anunciar su muerte prefiero pronosticar que haga un éxodo en busca de mejor horizonte”, dijo.

Nota de Severo Rivera