16 de agosto de 2016

Expulsan de Río atleta brasileña se puso de “chivirica” y tuvo sexo con otro

Varios medios de comunicación brasileños han desvelado el escándalo sexual que tuvo lugar en la Villa Olímpica en la noche del lunes 8 al martes 9 de agosto.

Ingrid de Oliveira, competidora de salto de trampolín de 10 metros junto a su compatriota y compañera de habitación Giovanna Pedrosa, disfrutó de una noche “maratoniana y apasionada de sexo” junto al remero Pedro Gonçalves, según relata la prensa local.

El problema es que lo hizo perjudicando el rendimiento deportivo de la pareja brasileña, que a priori partía con opciones de medalla.

La noche anterior a la competición, Ingrid le pidió a Giovanna que le dejara la habitación libre para pasar la noche con Pedro Gonçalves, algo a lo que se negó la saltadora argumentando la necesidad de descansar bien para poder rendir adecuadamente al día siguiente.

Finalmente, según detallan los medios brasileños, Giovanna cedió ante la insistencia de Ingrid y el resultado fue que la pareja acabó en última posición en la ronda de clasificación.

Por ello, el Comité Olímpico Brasileño pidió explicaciones a sus dos competidoras y fue entonces cuando Giovanna informó al COB de lo sucedido entre Ingrid y Pedro, hecho que no pudo negar la saltadora brasileña, plata en los Panamericanos de 2015, y que le ha provocado una falta disciplinaria grave: “Todo el mundo puede cometer un error”, zanjó Ingrid.

El suyo le ha costado una opción de medalla a su país.

ABC