23 de julio de 2016

Narcosobrinos de Maduro admiten traficaban cocaína

Los sobrinos del presidente venezolano Nicolás Maduro, quienes enfrentan cargos de narcotráfico en Nueva York, pretendían realizar múltiples envíos de droga a Estados Unidos y aseguraban que estaban en posesión de cocaína de alta pureza suministrada por la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según documentos filtrados de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, informó un periodista del diario El Nuevo Herald.

El nuevo dato proviene directamente de las palabras de los propios sobrinos, Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas, quienes expresaron sus aspiraciones delante de informantes encubiertos de la Agencia Antinarcóticos (DEA) y posteriormente ante agentes federales en confesiones tomadas después de que fueran arrestados en Haití en octubre del 2015.

Los documentos en la corte también mencionan testimonios brindados por el propio Campo donde inicialmente atribuyó la motivación de enviar droga a Estados Unidos a la necesidad de conseguir fondos para las pasadas elecciones parlamentarias. 

Pero esa versión fue desmentida posteriormente por el propio Campo durante las confesiones que se le tomaron en el avión que le conducía a Estados Unidos después del arresto.


Al ser "interrogado sobre el impacto que tendría en la opinión pública cuando saliera en la prensa que él estaba tratando de llevar a cabo esta transacción de drogas para ayudar a financiar la campaña [de la primera dama] Cilia Florespor un curúl en la Asamblea Nacional", Campo respondió:"Yo sé que dije eso, pero en realidad el dinero era para mí", relató uno de los documentos presentados ante la corte.


"Campo declaró que amigos en el negocio de la droga le habían dicho que debía tener cuidado de no ser robado y quepor protección hizo la declaración con respecto a la campaña de su tía", agregó.


Los jóvenes acusados, quienes prácticamente fueron criados como hijos por la pareja presidencial de Venezuela, son acusados de conspirar para importar 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos, bajo cargos que podrían acarrear una sentencia de hasta 30 años de cárcel.


Pero el envío de 800 kilogramos pretendía ser solo el primero de lo que los acusados aspiraban sería una larga y fluida operación de narcotráfico, resaltó la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York en documentos presentados el viernes.

Fuente Infobae