25 de julio de 2016

La emotiva carta con la que Michael Jordan pidió frenar la violencia racial en EEUU

La ex estrella de la NBA rompió el silencio y habló en nombre de un afroamericano que perdió a su propio padre en un “acto de violencia sin sentido”.

¨Tenemos que encontrar soluciones que garanticen que la gente de color reciba un trato justo y equitativo¨, escribió Jordan.

Durante los últimos días, Estados Unidos ha sido escenario de continuos episodios de violencia entre agentes de seguridad y ciudadanos afroamericanos. Las decenas de muertes que estos hechos han provocado, han provocado un ferviente debate entre aquellos que repudian el accionar policial y quienes sostienen que las fuerzas están perdiendo respeto en las calles.


Por ese motivo, Michael Jordan, uno de los deportistas más importantes de la historia de Estados Unidos, se refirió al tema a través de una emotiva carta que tituló "Ya no puedo permanecer en silencio", que fue publicada en el sitio The Undefeated.


En el texto, el ex campeón de la NBA con los Chicago Bulls habla al país, no como una estrella del deporte, sino como "Un americano orgulloso, un padre que perdió a su propio padre en un acto de violencia sin sentido y un hombre negro".


En cinco párrafos, Jordan se muestra dolido por los episodios de violencia sucedidos en las últimas semanas en el país que ama, y pidió por la paz: "Tenemos que encontrar soluciones que garanticen que la gente de color reciba un trato justo y equitativo y que los agentes de policía (que ponen sus vidas en la línea de todos los días para protegernos a todos) sean respetados y apoyados".

El actual propietario de los Charlotte Hornets de la NBA, reconoció el trabajo de la policía y confesó su respeto hacia ellos, pero también admitió que él nunca sufrió ningún tipo de acto violento por parte de ellos, tal vez por tratarse de una figura pública: "Para muchas personas de color sus experiencias con el cumplimiento de la ley han sido diferentes a la mía".


Además, Jordan, de 53 años, pidió que esta carta no quede olvidada, sino que sirva para iniciar el diálogo entre las partes: "Me he decidido a hablar con la esperanza de quepodamos llegar juntos como estadounidenses y, a través de un diálogo pacífico y educado, lograr un cambio constructivo".