2 de junio de 2016

“Ojalá que Dios me dé la dicha de morir en el escenario” - Fefita La Grande

“Mis cincuenta años han sido fabulosos, a pesar de una que otra situación que he vivido... el esfuerzo valió la pena y estoy muy feliz de haber recibido este Gran Soberano”, comentó Fefita la Grande al conceder una entrevista a DL luego de que Acroarte y la Cervecería Nacional Dominicana la reconocieran en la gala realizada la noche del pasado martes en el Teatro Nacional.

P. ¿Qué pasó por su cabeza cuando se anunció que era la ganadora?

R. “Me siento muy contenta y feliz. Esto no es mío, es de mi gente que ha dado su apoyo en mi carrera. Cincuenta años jalando ese acordeón no es fácil... te imaginas uno tocando una fiesta y que sólo se paren diez personas... eso es duro, pero se siente muy bien cuando se logra el apoyo.

P. ¿Qué significan 50 años en la música?

R. No sé como explicarlo. Lo único que sé es que he tenido mucho cariño. Soy la primera mujer en tocar el acordeón en República Dominicana. Cuando comencé era muy joven... la gente se identificó conmigo por la novedad, era una joven bonita. Yo soy una mujer que pasé mucho trabajo y por eso no me gusta que relajen con mi nombre porque bastante trabajo que pasé para llegar hasta aquí... vi muchos pleitos en esos sitios donde tocaba... no ha sido fácil cuando se tocaba con lámparas en esos campos... pero también he recibido mucho cariño y Dios me ha apoyado”.

P. Fefita La Grande es de Santiago Rodríguez, de San José propiamente. ¿Se siente profeta en su tierra natal?

R. Yo sí que gozo del privilegio de decir que mi gente me quiere. Cada vez que voy, tengo excelente respuesta del cariño que me tienen, porque yo siempre los tengo presente. Tengo una imagen en el Parque Central y me asignaron una calle con mi nombre. En Santiago Rodríguez hay una Casa Club con mi nombre... me siento contenta, porque soy una persona que nunca ha cambiado.

P. Cómo valora el espacio que mantiene la música típica en el mercado local?

R. La música típica es y seguirá teniendo un espacio. En mi caso, es mi corazón, y ojalá que Dios me de la dicha de morir en el escenario porque es mi vida. Comencé cuando tenía casi trece años, y eso lo llevo en mi sangre. Pienso que nuestra música tiene excelentes exponentes.

P. El premio le llega horas después de celebrar sus 50 años el pasado domingo en Nueva York. ¿Siente que se hizo justicia con usted?

R. Mi gente de Nueva York nos respaldó en el espectáculo en el que Raymond Pozo y Miguel Céspedes también celebraron sus 20 años. Estoy muy agradecida de mi amigo, el productor artístico Vidal Cedeño, quien se encargó de organizarlo. A él también le doy las gracias por haber hecho las gestiones para mi retorno a la ciudad de Nueva York y todo lo que acontece conmigo en esa plaza. Esta fiesta sigue en República Dominicana y en el exterior.

P. ¿Tiene en agenda sacar un nuevo disco?

R. Estamos trabajando en un nuevo disco que se llama “La dieta”, una crónica de lo que vivimos hoy cuando visitamos al médico para que nos ayude con la alimentación. Es un merengue jocoso.

P. Luego del premio a dónde se dirige?

R. Vine con Vidal Cedeño estar en el Premio Soberano y retomamos la gira en Estados Unidos porque dejamos a nuestros músicos allí. Este Gran Soberano lo voy a celebrar con mi público.

Nota de Severo Rivera

Via diariolibre