13 de junio de 2016

NBA suspende a Draymond Green;

Draymond Green, de los Warriors de Golden State, ha sido suspendido para el quinto juego de final de la NBA luego que la liga determinó el domingo que cometió su cuarta falta flagrante el viernes en un altercado con LeBron James, estrella de los Cavaliers de Cleveland.

La NBA anunció la decisión retroactiva el domingo, atribuyendo a James una falta técnica en la jugada del cuarto periodo del partido del viernes, en que ambos jugadores riñeron y discutieron. Los Warriors ganaron el encuentro 108-97.



A través de un comunicado en que anunciaba la sanción, la liga afirmó que Green "tuvo un contacto innecesario con un golpe de represalia con su mano a la ingle" de James.

"No hay forma de decir que esto es un acto aceptable", aseveró en una entrevista telefónica con The Associated Press el vicepresidente ejecutivo de operaciones deportivas de la NBA, Kiki VanDeWeghe.

Green se ha metido en una serie de problemas durante la mayor parte de la presente postemporada. Esta es su cuarta falta flagrante, que genera una suspensión de manera automática. También ha cometido cinco faltas técnicas y fue multado con 25.000 dólares por asestar una patada en la ingle al pivote Steven Adams, del Thunder de Oklahoma City, durante la final de la Conferencia del Oeste.

Los Warriors lideran la serie 3-1 y tienen la oportunidad de asegurar su segundo título consecutivo en casa en el Oracle Arena el lunes, pero deberán hacerlo sin uno de sus jugadores más importantes.

"Uno debe hacer lo que crea que es correcto para el deporte", declaró VanDeWeghe, "y desafortunadamente, Draymond se colocó a sí mismo en esta situación".

Durante los playoffs, el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, había dialogado con Green sobre contener sus emociones, y ahora Golden State tendrá que llenar el enorme vacío creado con su ausencia.

Green promedia 15,3 puntos esta postemporada —el tercer mejor promedio del equipo, detrás de Stephen Curry y Klay Thompson— y lidera a los Warrriors con 9,6 rebotes, además de aportar un promedio de seis asistencias por juego.

Green consideró el incidente del viernes "cosas que se dicen en la cancha". Sin embargo, James indicó que fue inapropiado y subrayó que él y sus compañeros han revisado la secuencia en video.

"Draymond simplemente dijo algo con lo que no estoy de acuerdo", comentó James. "No me molesta la competencia. Me siento bien con eso, pero algunas de las palabras que salieron de su boca fueron un tanto excesivas, y siendo yo un sujeto con orgullo, con tres hijos y una familia, y cosas de ese tipo, ciertas cuestiones simplemente se pasaron de la raya".

Mientras sus compañeros practicaban sus tiros cerca del final del entrenamiento del domingo, se pudo observar a Green a un lado de la cancha hablando con el gerente general de los Warriors, Bob Myers, antes de regresar a la práctica.