24 de mayo de 2016

Banda mataba choferes para robar dinero y vehículos

La banda que asaltaba choferes a punta de pistola en la región Este, también los secuestraba y amarraba de manos, les colocaba fundas plásticas en la cabeza y los lanzaba vivos a una fosa de unos 60 pies de profundidad en Guavaberry, San Pedro de Macorís. 

La confesión la hizo a investigadores policiales, Radhamés Antonio Ramírez, quien admitió en presencia de representantes del Ministerio Público, haber participado en los secuestros y crímenes, y llevó a las autoridades a la fosa en la que lanzaban los cuerpos de los choferes, y donde anoche se recuperó en estado descomposición el cadáver del comerciante Germán Arredondo Quezada, y otras osamentas humanas que lanzaron y sepultaron vivos con piedras.

Ramírez hace menos de un año salió de prisión tras cumplir 18 años de una pena de 20, por homicidio y robo a mano armada.
En el caso se involucra a Hugo Antonio Zorrilla Alfonseca, hijo de un coronel de la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET).

Zorrilla Alfonseca había salido de prisión el 15 de abril pasado, luego que la Policía le ocupara el celular de Vidal Dionisio Berroa, chofer de la ruta San Pedro Santo Domingo, secuestrado el 16 de septiembre de 2015, y quien fue encontrado muerto tres días después en el río Higuamo con una funda plástica en la cabeza.

La Policía apresó a Tony Alberto Medrano Reynoso, de 32 años, residente en el sector Los Parceleros de Azua, declaró que sustrajo varios camiones en San Pedro de Macorís, y tras 18 meses en prisión logró su libertad sin saber cómo.

El cadáver de Arredondo Quezada fue recuperado anoche por una brigada del Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo Este que dirige el coronel Javier Bueno, quien informó que terminó la búsqueda pasadas las 12 de la medianoche de este martes.

En el lugar estuvieron oficiales de la Dirección de Investigaciones Criminales (Dicrim), que tratan de determinar quiénes más integran la banda, mientras la fiscal Carmen Mohammed, fiscal adjunta de San Pedro de Macorís, narró que sacaron de la fosa varias vestimentas que podrían corresponder a otros choferes.

Juan Santana Soriano, de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (Unatrafin), había denunciado a principio de de este mes el secuestro de cuatro choferes, entre los que citó a Gary Wilson Rodríguez Castro, de 45 años, de la ruta del transporte de pasajeros Hato Mayor-Sabana de la Mar, y David Polanco, de la ruta urbana B de San Pedro de Macorís, afiliado a Fenatrano.

Una semana después desapareció el chofer de camión Arredondo Quezada, quien salió de San Pedro hacia el mercado Nuevo de la avenida Duarte, en la capital para abastecerse de mercancías, pero nunca llegó a su destino.